lunes, 5 de febrero de 2018

La soledad de los que no transitan.

             Estamos encarnados, aquí y ahora, para vivir la experiencia humana hasta el final de nuestros días en este planeta. Pero no sabemos ni el cuándo ni el cómo será el final. Nos hemos acostumbrado a que el final de quien tiene más años será antes del que tiene menos, o que los padres se irán antes que los hijos. Pero no siempre es así. Como decía Petrarca: "nadie es tan joven que no pueda morir hoy".                                              
             De hecho, la vida incluye lo que llamamos "muerte". O la muerte es parte de la vida. Pero olvidamos lo que somos. No solo somos cuerpo. No somos solo el coche con el que nos movemos. Somos, y a veces lo olvidamos, el conductor. El coche puede dejar de funcionar porque tiene fecha de caducidad, pero el conductor no. El conductor no tiene fecha de caducidad, es anterior al tiempo y al espacio. Pero no nos gusta hablar de ello. Nos hemos acostumbrado a hablar erróneamente de  la "muerte", como final de la vida. Es un error que además produce miedo.

               La vida que tenemos y se nos ha regalado, es vida sin final. La muerte no existe. Lo que venimos llamando "muerte" es un "tránsito" de esta forma encarnada, visible, a otra dimensión distinta de la misma vida, no palpable y no visible a los sentidos. Dicho de otro modo, el "tránsito" es  el "paso" del ser encarnado, a la vida del mismo ser, en un plano distinto a la visibilidad corpórea; a la vida en el "plano de luz" una vez liberados de las ataduras espacio corpóreas.                                                    
             Suele llamarse "tránsito" tanto a la fase de desencarnar, lo que hemos entendido como "morir", como al proceso de pasar de esta dimensión a la nueva, distinta, invisible, transformada, pero viva -también del mismo ser-. Individualmente mientras estamos encarnados somos un ser infinito formado por millones de partículas vivas, autónomas y unidas, para formar el ser  que somos (cada uno distinto).

             En realidad toda la vida es una transformación vital, un continuo perfeccionamiento de capacidades interiores, energías, experiencias y toma de consciencia que nos cambia la forma de mirar, de amar, de valorarlo todo y valorarnos.  En la medida que aflora esa consciencia, suele crecer la ilusión y la confianza, la experiencia y la paz, pero también la forma de mirar y de apreciar. Es como si en un momento dado descubriéramos lo que antes nos parecía imposible, o no lo veíamos. A veces, no lo descubrimos hasta que nos falta. Como si descubriéramos la importancia de una gota cuando llega al mar. Vamos hacia la unidad.

              Sea en el momento que sea, el final de un familiar o un ser querido, produce dolor. Siempre es un imprevisto, tener que partir. Quien se va, tiene que aceptar que debe partir y transitar. No es fácil, y menos si se es joven.  Se puede ayudar en ese trance. Al menos no se debería entorpecer. Antes o después, todos pasaremos por esos momentos.  Admitamos que... "cada día es un regalo y no un derecho".

               Se puede aprender mucho de quien ha pasado por esa Experiencia cercana a la Muerte y ha vuelto para contarlo desinteresadamente, con una paz y un amor admirables.
https://youtu.be/OmYncA9VE8Q

               Pero, el tránsito de un familiar o de un amigo, también es un imprevisto para quienes se quedan. Los lazos de amor son tan hermosos y tan fuertes, que van hacia arriba y hacia abajo. Amar es dejar partir. Pero también, partir, es dejar aquí a quien se amaba.

            Podemos acompañar y hacer que no se sienta solo quien se va, durante el proceso de irse. Cada día sabemos más del "proceso de tránsito" y los seres queridos que le precedieron saldrán a su encuentro y le acompañarán hacia el plano de luz y el amor. Cuando abandona el cuerpo, todo cambia, para el ser que transita.


          Pero no cabe duda de que la soledad de quien no transita es muy dura. ¡Hay que seguir viviendo! También para nosotros todo  ha cambiado. Todo, menos el ser que somos, nuestra consciencia, el amor, su recuerdo  y el hoy aquí y ahora.

            El que se queda  y... los que siguen caminando.

            ¡Qué lejos queda todo, cuando se sufre y un ser querido tiene que partir! ¡Qué lejos de todo lo que nos rodea nos deja un ser querido con su ausencia! Parece el punto de partida de un trayecto en un paisaje desconocido.

            "El tránsito de un ser querido" cambia la vida y deja sumidos en soledad a quienes quedan, y obliga a afrontar una etapa nueva de la existencia terrena, con interrogantes pero con valentía para nuevos compromisos o retos.  Cuando expira, todo cambia en un instante. Todo, menos uno mismo. Todo, menos "el yo que soy".  Para él y para nosotros.

             El recuerdo, "su" recuerdo, y "su" amor ausente de nuestro corazón pero presente en él, no se borran ni de noche ni de día. Todo tiene un por qué y un para qué. También el morir. Las llagas que creemos que no se van a cerrar nunca,  el tiempo y la esperanza con manos suaves, las  van cerrando. La fe -como quiera que uno la entienda-, ayuda mucho. Decía Santa Teresa: "Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa. Dios no se muda".  Como ayer, a pesar de la noche, hoy amanece, para que recordemos que estamos vivos y algunos siguen a nuestro lado. ¡No estamos solos! La familia ha cambiado no se ha deshecho.

            Es una nueva oportunidad de crecer replanteándonos el futuro tras la ausencia del ser querido. El tiempo nuevo, sin la persona que hasta ahora caminaba a nuestro lado, como padre o madre, como esposo o esposa, (o pareja) como hijo o hija, o compañero/a del alma, abre una etapa desconocida. Debemos hacer ese camino sin ver a quien nos ha dejado, pero seguros de que -como fue hasta ahora- va a ser "un camino de bondad, que conduce -según Siddharta Gautama-, a la iluminación y al despertar".

           Cada uno puede decir: "soy", estoy vivo y voy a vivir intensamente; cuento con el apoyo de quien se fue  y quien lo recibió. Voy a ser feliz. Es un don que nadie nos ha arrebatado.  Como escribió la australiana Holly Butcher,  de 27 año: "Nunca sabes el tiempo que tienes en esta tierra así que no lo malgastes". 

             Esta joven, enferma de cáncer,  fue consciente de su estado y sabiendo que iba a morir escribió, poco antes, una carta que, como un relámpago, ha recorrido el mundo a través de facebook, iluminando a muchos y cambiando la vida de otros.

              Holly partió rodeada de sus familiares el 3 de enero de 2018, al día siguiente de que su familia publicara su carta en  Internet que comenzaba así: "Tengo ahora 27 años y no me quiero ir. Amo mi vida, soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero no tengo el control".

           Lo que esa joven  australiana dijo en su carta, tiene toda la carga de quien siente lo que dice y dice lo que siente, sinceramente.  Posiblemente todo un propósito vital. Aunque se puede decir de otra manera, hay que reconocer que lo suyo es un testamento vital. Se puede escuchar o no lo que dijo pero ciertamente puede ser todo un programa. Lo comparto, como ha hecho su familia, para quien no lo conozca.

¡No te quejes tanto de la gente!… y ayuda más a los demás. 
Haz lo que puedas para que tu tiempo sea digno y grandioso, sin tonterías. 
Trabaja igualmente duro en encontrar tu felicidad mental, emocional y espiritual también. 
Da, da, da. Es cierto que te sientes más feliz cuando haces cosas por otros que cuando las haces solo para ti mismo. Ojalá yo lo hubiera hecho más. 
Al estar enferma me he encontrado con las personas más maravillosas y he recibido palabras y pensamientos con gran cariño de mi familia, amigos y desconocidos. Más de lo que podría devolver. Nunca lo voy a olvidar y siempre voy a estar agradecida por tener a esas personas cerca. 
El tiempo de los demás es valioso... Prepárate con tiempo y aprecia el hecho de que tus amigos quieran compartir su tiempo contigo (…). ¡Te vas a ganar su respeto!
Fúndete con la naturaleza. 
Intenta disfrutar cada momento, en lugar de atraparlos con la pantalla de tu teléfono. La vida no está diseñada para vivirla a través de una pantalla, tampoco para tomar la foto perfecta… ¡disfruta cada instante!
Escucha música…
Hazle cariñitos a tu perro. (Al mío)  lo voy a echar de menos. 
Habla con tus amigos
Viaja si es lo que te apetece...
Trabaja para vivir, no vivas para trabajar. 
En serio, ¡haz lo que te haga feliz!
Dile a tus familiares y amigos que los quieres, cada vez que tengas la oportunidad. Ámalos con todas tus fuerzas. 
¡Ah, y una última cosa! Haz alguna buena acción por la humanidad( ...)Te hará sentir bien!
De cualquier manera, esto son solo algunos consejos de una chica joven. Escucharlos o no es cosa tuya..." 

 https://es.stories.newsner.com/noticias/joven-muere-cancer-deja-potente-carta-facebook/

        Es una carta a corazón abierto y comprensible para todos, aquí y ahora. El tiempo no existe por sí mismo, ni fuera de nosotros. Ella, como el ser querido que se nos va, se ha ido, pero quedamos nosotros, caminantes. Tenemos que adaptarnos para seguir viviendo y creciendo.

        Nosotros, individualmente, somos los miembros que, afectados por la realidad de la ausencia, tenemos que cambiar para ser más lo que somos, sin desfallecer en el intento. Nuestra dignidad como personas es única. Podemos dejar una impronta indeleble en la familia que nos queda, en la sociedad y en la humanidad. Hay algo seguro que no cambia: cada uno somos, vivimos y crecemos. Cada día nos vuelve a la realidad con un nuevo reto: recordar lo que somos, no olvidarlo y ser consecuentes. Quienes están ausentes porque se fueron, nos duelen, pero también nos recuerdan que no estamos solos. La unión con ellos es la meta.

https://youtu.be/_AcAibi8x8o

José Manuel Belmonte

PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ: 03-02-2018
http://belmontajo.blogspot.com.es/2018/02/la-soledad-de-los-que-no-transitan.html
EL HERALDO DEL HENARES: 03-02-2018
https://www.elheraldodelhenares.com/op/la-soledad-de-los-que-no-transitan/
CONTRASTES: 05-02-2018

http://belmontejosemanuel.blogspot.com.es/2018/02/la-soledad-de-los-que-no-transitan.html




lunes, 16 de octubre de 2017

La música y NIPACE

           La Sociedad Musical Ciudad de Guadalajara, se volcará en otro concierto benéfico. El día 20 de octubre a las 20 horas, en el Auditorio Buero Vallejo podremos asistir a una nueva experiencia de la "Música Positiva 2" en favor de NIPACE. La primera vez, tuvo lugar el 28/10/2016. Guadalajara entera y los familiares y amigos, que asistieron, aún lo recuerdan. Fue un concierto extraordinario y  la audiencia disfrutó.                                                  
          Elisa, la Directora, la Orquesta y los integrantes del Coro, lo habían preparado todo con esmero especial. Las imágenes proyectadas de fondo mientras la música sonaba, daban vida, para evocar un ambiente encantador, lleno de paisajes y recuerdos. Todos, cada uno a su manera, querían homenajear tanto a los valientes niños, como a sus familias luchadoras y arropar a algunos de los compañeros, que tienen algún familiar atendido en NIPACE.

          Habían pasado, por la Fundación, para conocer de cerca a los niños y hablar con ellos. Después, con más fuerza y más cariño, fueron diciendo emocionados: "Yo canto por NIpace".

          Este año lo volverán a hacer. Esperan que el Teatro esté también a rebosar. Que vuelva la magia para que se pueda olvidar el dolor, la discapacidad o la depresión y sean felices.

            El arte en general, pero en especial la música, ayuda y está en la vida. Si está en la alegría, en el baile, está también en el dolor y el llanto.  En 2017 se ha comprobado que la música es beneficiosa. La doctora Sandra L. Siedliecki, investigadora de la Cleveland Clinic Foundation en Ohio y principal  autora de un estudio publicado en Journal of Advanced Nursing, lo pudo comprobar  (junto con su equipo) en 60 personas, distribuidas en grupos al azar, o en solitario, escuchando música de su agrado.

            "Después de una semana, observaron que los pacientes de los dos grupos que habían escuchado música mejoraron más que los sometidos al tratamiento estándar". ¡Incluso el dolor disminuyo un 20% al escuchar la música!

             Nipace es una Fundación sin ánimo de lucro que desarrolla procesos de atención integral a niños y jóvenes con parálisis cerebral y trastornos neuromotores.  

              Por eso, el año pasado, decía que toda ayuda es necesaria y bienvenida. http://belmontajo.blogspot.com.es/2016/09/nipace-una-ayuda-necesaria.html

              La Fundación de Guadalajara y los familiares saben que toda ayuda es poca y la sociedad civil tiene que implicarse (tenemos que implicarnos). Por supuesto hay niveles de ayuda. Todo lo que sirva para crear lazos y derribar muros de incomprensión, aislamiento y separación, es importante.

              Ya el año pasado invitaban a dar precisamente un paso más. La campaña  que lanzaron www.yodoyelpaso.org invitaba a ponerse en marcha y dar otro paso. Me he llegado hasta su Sede, en la Calle Francisco Aritio, 66, local 17, para saber y poder darlo a conocer.

            Nora Sanz, su Directora, me ha abierto las puertas y dado toda clase de facilidades para conocer el centro, por dentro, y mientras realizan algunas de sus actividades. Nipace de Guadalajara, es uno de los centros mejores, si no el mejor, de niños y jóvenes con esos problemas. La Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, otorgó un reconocimiento especial  a su buen hacer, en una placa con el siguiente texto: "Al mérito sanitario, otorgada a la Fundación Nipace, por su trabajo en la mejora de la salud de los niños con parálisis cerebral, 7 de abril de 2017."

            Así que, intentaré mostrar "algo" de  la magnífica labor que allí se realiza con los niños y jóvenes. Mientras esperaba, he visto moverse alegres a los niños, y siempre a su lado, un monitor o monitora, que les anima y da seguridad. Ellos intentan moverse en soporte adaptado, flexionando sus débiles piernas y dirigiendo con sus manos el andador, adaptado a la estatura de cada uno/a. Para general conocimiento, un gran cuaderno, al lado de la recepción, puede leerse: "lo único imposible, es aquello que no intentamos".

            Pude ver a padres (también algún abuelo), que iban a recoger a los pequeños, llenos de esperanza y de cariño. La pequeña historia, de unos y otros, es profunda y va por dentro; pero tiene una carga de amor que reflejan los ojos, se aprecia en los gestos y en las palabras de ternura. ¡Debe ser muy grande, según esos indicios!

            He podido comprobar algunos ejercicios, con los que los monitores especializados fortalecen las capacidades de las extremidades de los chicos, tanto en el suelo como en las camillas. He podido apreciar los arneses para los diferentes ejercicios. Y también el exoesqueleto, adaptable en estatura y complexión de cada uno/a. Unos y otros ocupan casi toda la sala, muy luminosa y alegre. Los ejercicios de logopeda, ocupan lugares especiales.

             Resumiendo, todo era especial, para niños con necesidades especiales.  Cada uno/a es un mundo. Dicen que tienen una enfermedad que la gente llama "rara" porque son poco habituales, y porque hay poca investigación para encontrar su origen y el remedio que las cure.

            Después de conocer algo de lo que es NIPACE y cómo funciona, se pueden descubrir nuevas posibilidades que ayuden a crear un clima o un ambiente muy humano.   No hay que olvidar que esa realidad humana nueva es cada día más necesaria. Salir o acercarse a esos niños, o a la Asociación, sería lo normal. Hay actividades programadas este mes, para que la gente, como otros años,  pueda disfrutar, y colaborar.

            El dinero es importante pero... no lo es todo. Saber que existen y están aquí mismo, es un gran paso, nada más que un paso.  Otro es, saber que además de rehabilitación, tecnología y tratamiento, la Dirección del centro y las familias con algún familiar con parálisis cerebral o con enfermedad neuromotora, necesitan que la sociedad tome conciencia de que además de existir esas criaturas van creciendo y  necesitan integración.

         Un amigo, con experiencia personal, me apuntaba dos problemas importantes al respecto:
         "Echo en falta la educación de la sociedad, en las relaciones de estos niños con los sanos y de estas familias con las que se consideran normales. Los contactos suelen ser cada vez más esporádicos, espaciándose hasta ser... meramente casuales.
           Otro problema que quiero señalar es el de los padres para compatibilizar su trabajo o su vida laboral con la atención que precisan los niños, para llevarlos al médico, al colegio etc.  Y, en cuanto crecen un poco, ni los abuelos pueden ayudar, aunque quieran".     

             Efectivamente, cuando se produce cercanía es más fácil llegar a la integración. Pero creo que, lo dicho por mi amigo, supone un ejercicio de "normalidad" y de "no ocultar" al niño o a la niña que tiene ese problema neuronal y de motricidad. La gente, en general, responde de forma normal, cuando se la trata normal. El niño puede tener una "enfermedad rara", pero eso no le hace raro. No hay que ocultarlo. Integrar, supone esfuerzo mutuo; salir, para encontrarse.

               No hay centros donde estos niños puedan interactuar con otros de su edad. La ayuda a la dependencia los exige y personas que colaboren. En otros países, hay residencias de mayores, donde pueden ir niños y jóvenes, se distraen, se lo pasan bien, y aprenden todos.

               En lugar de tantas actividades extraescolares, se debería aprender empatía y humanidad; saber dar la mano, hablar o besar a un niño o niña, con diferentes capacidades.  Sentirnos y ser más humanos. ¿Por qué no enseñar  esa clase a nuestros hijos "sanos"? ¿Por qué no enseñarles a "mirar de forma normal" al diferente y, "hablar y sentir", acercándose al dolor? Si en los hospitales hay salas para ayudar a los niños con cáncer, ¿por qué no existen locales municipales para que estos niños interactúen con otros? Y, ¿por qué no en los colegios o institutos?

               ¿Van a vivir nuestros hijos en la utopía de un mundo sano, sin problemas, sin enfermedades, sin dolor y sin nadie a quien haya que ayudar, porque nadie enferma o envejece?  Pues... mejor que vean la realidad y descubran que todos, alguna vez necesitaremos ayuda; que las personas con enfermedades raras y distintas capacidades, están ahí para que nosotros podamos hacer algo por ellos.

                Ojalá la música y Nipace, nos ayuden a pensar  y disfrutar en positivo.

José Manuel Belmonte

PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ 14-10-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/10/nipace.html
EL HERALDO DEL HENARES 15-10-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/op/la-musica-y-nipace/
CONTRASTES 16-10-2017
http://belmontejosemanuel.blogspot.com.es/2017/08/turismo-en-nuestra-ciudad-si-sin-esto.html

sábado, 5 de agosto de 2017

Turismo en nuestra ciudad sí. Sin esto, mejor.

            Si nuestra provincia, con toda su riqueza y variedad, es casi desconocida, nuestra ciudad también lo es.  ¿Por qué?  
            "La Alcarria es un hermoso país al que a la gente no le da la gana ir", escribió Cela, el Nobel de Literatura, que hizo por esta tierra varios viajes y se quedó a vivir,  enamorado de su sobria belleza y de su historia.                                               
            Aquí se han hecho últimamente muchas cosas para promocionar la provincia y la ciudad. A juzgar por los resultados estamos aún lejos de alcanzar una cota  aceptable. Luego el esfuerzo no ha sido suficiente, ni ha sido de todos.               
             Ahora que España comienza a salir del largo túnel de la crisis, parece un buen momento para dar a conocer "este hermoso país", antes de que llegue la ola de sabotajes a instalaciones turísticas, al patrimonio cultural o ecológico, o contra las personas y sus bienes, que se está extendiendo como una mancha.

            El turismo es un potente motor económico de España y en cualquier ciudad. Los puestos de trabajo que se generan por el turismo, superan en total los dos millones. Sin embargo se ha convertido en el estandarte de la protesta de los más radicales.

             En Barcelona, Baleares y el País Vasco, se han multiplicado los ataques  y sabotajes a instalaciones hoteleras, pensiones, autobuses turísticos, barcos etc. Numerosas pintadas amenazantes, han sembrado la inquietud de hosteleros, empleados, turistas y ciudadanos, que disfrutan de unos días de merecido descanso.

              Lo más asombroso, es que esos radicales forman parte de ramas y siglas de los partidos gobernantes en esos lugares. No se han atrevido a condenar. Habrá que mejorar en muchas cosas, pero poner en la diana a turistas, centros turísticos, puestos de trabajo, no es libertad de expresión. No es gamberrismo urbano, sino el viejo anarquismo desestabilizador, de "cuanto peor, mejor".  Tampoco es turismo fobia porque ¡son antisistema!

                ¿Se puede aprender algo desde el centro de "este hermoso país"?  Creo que hay mucho por hacer.  Dejando a los turistas, hay una inmensa tarea para los residentes y las autoridades locales y provinciales.

                 Para hacer más atractivo lo que tenemos, tanto a propios como a quienes puedan llegar, es preciso descubrir, valorar, denunciar, proteger, educar, premiar y también hacer cumplir la ley y las ordenanzas.

                  Puesto que la historia, el arte, la belleza paisajística, la gastronomía y aromas de esta tierra tiene personas, que de oficio o por profesión directa o indirecta, están poniendo de relieve esas facetas, tal vez sea interesante poner de manifiesto los contrastes, lo claroscuros, o... lo que todos ven y nadie se atreve a decir.

                     También es una forma de defender lo nuestro, señalar lo que se puede  mejorar y afecta a la imagen y al patrimonio personal y cultural. ¿O no?

                      Paseando por calles, plazas y jardines de la ciudad, cámara en mano, puede descubrirse esa imagen que dice más, denuncia más, que lo que un escrito pueda resumir. Por supuesto, las fotos son originales y no manipuladas. Posiblemente no en todos los barrios pasa lo mismo, o no abunda tanto la falta de respeto o el incivismo. Demuestran que es ahí donde la ciudad está más desprotegida, donde se necesita más vigilancia o video vigilancia.


                      No es de extrañar que la amenaza de los bienes públicos y privados, puede llegar a ser también un peligro para la integridad y el respeto a las personas físicas. Lo cual puede producir psicosis y alarma. De hecho, eso ya ha saltado a los medios de comunicación hace unos meses. Basta repasar la hemeroteca.

                    Las fotos ponen de manifiesto que cualquier pared, muro, fachada, o escaparate, banco de paseo, o señal indicadora de un lugar...son ensuciados. Incluso se repiten firmas. No importa que el comercio este cerrado o en activo. Se ensucian colegios, inmuebles, paneles de autovía o puerta de entrada a viviendas donde hay niños.

                     Dueños, de esos establecimientos, están tan aburridos, de limpiar una y mil veces las fachadas de mármol o ladrillo, lunas o persianas de su negocio, que ya se limitan a lo mínimo.

                     - ¡Al no haber cámaras, lo quitas hoy y mañana están lo mismo!, dice el dueño de un restaurante. Y se abre la polémica, en la misma barra...

                    -Alguien a su lado añade: "las aceras, entre las palomas, las cacas de los perros y las baldosas que faltan, se han convertido en una carrera de obstáculos. Eso no es cosa de los vecinos, sino del ayuntamiento".

                    -Los jardines se renuevan  con mucha frecuencia, pero nadie se ocupa de las ramas bajas por donde la gente  tiene que pasar.

                    -Se podía seguir premiando a los barrios más limpios, y mejor adornados.

                    -Por lo menos a los que no tienen grafiti, porque "esto está de vergüenza". En Madrid, fueron acusados 7 individuos de 106 delitos y pagaron más de quinientos mil euros. ¡Eso también educa!

                    - Se podía premiar o traer a unos buenos grafiteros, como han hecho en algunas ciudades, que han quedado de maravilla. En todo caso, a quien se coja  "guarreando" que pague.  Y que el dinero se acumule para premiar "el grafiti del año".

                      Si alguien se acerca a nuestra ciudad y tiene unos días para descubrirla o para conocer la Vega del Henares,  o la Alcarria, o el Señorío, o la ciudad de  El Doncel con un programa cultural y gastronómico tan sugestivo...que no se vaya espantado al pisar Guadalajara ciudad.

                      El deporte atrae, la cultura también si está abierta y se programa sin limitaciones partidistas, tanto para mostrar cómo nuestras tierras y nuestra gente ha participado en la historia política y en devenir cultural y religioso de España.

                       Desde siempre esta tierra ha sido acogedora y brinda porvenir. Y todo, a un paso de la capital de España.

                       Que nadie se vaya sin conocer el Alto Tajo, el Hayedo de la Tejera Negra, la Sima de Alcorón o las Tetas de Viana, el por qué de cada uno de sus castillos, la vida de los pueblos, el aroma de sus campos, la gastronomía y la miel.

                         Pero la incultura, la falta de respeto y la suciedad puede echar por tierra toda esa grandeza si hieren los sentimientos y los sentidos de los visitantes.  Wad Al Hayara, tiene mucho que enseñar. El futuro "viaje a la Alcarria" de mucha gente, puede hacerse realidad si ciudadanos y administración ponen los medios para no dar una imagen cutre.  

                         El turismo no mata. Posiblemente los "vándalos" son más peligrosos porque destruyen lo que otros han hecho y matan el futuro, por oscuros intereses.

José Manuel Belmonte

PUBLICADO EN

PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ 05-08-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/08/turismo-en-nuestra-ciudad-si-pero-no-asi.html


CONTRASTES 05-08-2017
http://belmontejosemanuel.blogspot.com.es/2017/08/turismo-en-nuestra-ciudad-si-sin-esto.html

EL HERALDO DEL HENARES: 6-08-2017

https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=35279



sábado, 29 de julio de 2017

Por fin, un inocente libre...


              
Le han obligado a irse.  Sus padres están destrozados. No es para menos. Escuchar el corazón de Chris y Connie, al despedirse públicamente de su hijo por el que han luchado desde el primer momento: "Sentimos mucho no haber podido salvarte".                                                                                                                                                                                                              El mundo entero, atónito, dentro y fuera del Reino Unido, sigue con afecto y emoción el desenlace de este drama tan enrevesado: "esperando que no se desatienda su deseo de acompañar y cuidar a su hijo hasta el final", ha dicho el Papa. Ni eso han podido.


             "Ahora vamos a pasar nuestros últimos momentos con nuestro hijo Charlie, que por desgracia no tendrá su primer cumpleaños”. (El 4 de agosto debía cumplir un año).  Quieren Estar junto a su hijo mientras puedan, si pueden.

            Una realidad muy fuerte y muy cruel para los padres y para el bebé Charlie. Con dolor, pero con una entereza admirable, lo cuentan ante las cámaras.

              Aunque parezca mentira, esta es ya la segunda vez que se encuentran, por culpa de los médicos y de los jueces, en la misma situación. La vez anterior que iban a desconectar a su hijo (30 de junio), no pudieron llevarlo a casa y acompañarle hasta el final. Han hecho todo lo humanamente posible por él.  Y ahora, se repite, eso mismo.

               Recordemos que a pesar de haberlo ingresado en septiembre pasado, la batalla legal en contra del deseo de los padres para intentar sacarlo del país y que un especialista pudiera aplicarle un tratamiento experimental, se demoró tanto, que ya ni eso es posible. Ponen fin a su batalla legal sobre el tratamiento. Lo dejan ir, pero que sea con cariño.

              Su mamá, Connie Yates dijo que esperaba que la vida de su hijo no fuera en vano. "Sólo queríamos darle una oportunidad". "Se desperdició un montón de tiempo". El hospital y los tribunales dejaron que su bebé "se deteriorase hasta el punto de no retorno".

              Así que el abogado de los padres, Grant Armstrong ha comunicado al juez Nicholas Francis que para el niño, "se acabó el tiempo". "Para Charlie es demasiado tarde, el daño se ha hecho. Se han producido daños musculares irreversibles y el tratamiento ya no puede tener éxito. Debido al retraso, la ventana de la oportunidad se ha perdido".

             Así que, añadió: "la peor pesadilla para los padres fue confirmada".

               Resumen de la batalla de los padres y fracaso medico-judicial. 

               1) La enfermedad.

             Recodemos, que al bebé Charlie, al poco de nacer le detectaron una rara enfermedad: "síndrome de agotamiento mitocondrial". Afecta a la función de las mitocondrias, los orgánulos citoplásmicos encargados de sintetizar las moléculas que aportan la energía necesaria para la vida celular. Sin esta función pueden sobrevenir fallos musculares y respiratorios. 

            La enfermedad del niño, es rara, pero no es el único caso. El italiano  Emanuele, ya tiene 9 años; la española Mencía, tiene 8 años, y sobrevive gracias al tratamiento del Dr. Martí, que también se ofreció a ayudar a Charlie.

           2) Los médicos. 

            Fue ingresado, al poco tiempo de nacer en el Great Ormond Street Hospital de Londres. Según los médicos de dicho centro el bebé tendría un daño cerebral irreversible, del que  no mejoraría. Por ello opinan debía retirársele la respiración asistida que lo mantiene con vida para que pueda "morir con dignidad".

            Sí había especialistas que aconsejaban otras opciones, como es el caso de los niños citados, ¿por qué la intransigencia del hospital?

            3) Los padres. 

             Ante la postura de los médicos del Hospital trataron de informarse, sobre especialistas y remedios que pudieran existir para ayudar al niño y dónde.

             Efectivamente, existían niños con esa enfermedad o parecida. Había investigadores, y algunos tratamientos -algunos en fase experimental- que podían mejorar el aspecto cognitivo, respiratorio y muscular. Estaban en varios países. Dos de esos especialistas están en Barcelona.

                Para ellos, como padres, se abría una ventana de esperanza para ayudar a su hijo. Así que dieron a conocer a la medios de comunicación, sus pesquisas. Inmediatamente, surgió un movimiento de ayuda en favor de Charlie Gard. Llegaron a reunir más de un millón de dólares para poder llevar al niño a recibir ese tratamiento en EE.UU.

                 El especialista americano, reconoció que Charlie podía mejorar considerablemente con su tratamiento si lo llevaban, aunque tal vez no tuviera curación.

                 4) El hospital y los tribunales (¿el Estado?) 

                   Nuestro Refranero  recoge lo que parece ser un buen deseo: "Pleitos tengas y los ganes", que en realidad esconde una maldición: perderás tiempo y mucho más.  El Refranero es sabio porque habla de experiencia.

             En una sociedad libre, los padres tienen el derecho a decidir sobre la educación, la crianza y la toma de decisiones médicas de sus hijos menores o discapacitados. ¡Siempre que no vayan en contra del bienestar de su hijo! Al Estado compete vigilar que eso se cumpla.

             Comentaron a los médicos la posibilidad de un tratamiento para su hijo en USA, donde el Jefe de la Unidad de Trastornos Neuromusculares y profesor de la Universidad de Columbia, el doctor Hirano cree  que puede intentarse un tratamiento con nucleósidos.

             ¡Ahí comenzó el principio del fin de Charlie! Acababa de iniciarse el año 2017.

              Los médicos del Hospital donde se encontraba el niño, tenían la opción de objetar, por no estar de acuerdo con la decisión de los padres o con el tratamiento, pero debían haber permitido la opción paterna. ¡No lo hicieron! Se auto erigieron en defensores del niño, contra los padres.  Según ellos, defendieron "el mejor interés de la vida de Charlie": "morir con dignidad".

               Ante la negativa paterna acudieron a la justicia para que les autorizase desconectar a Charlie. Como si supieran más que los investigadores sobre el posible tratamiento.  Basados en un escáner cerebral, se reafirman en que eso no lo curaría y simplemente debería recibir cuidados paliativos para dejar de sufrir y “morir con dignidad”.  En el mes de marzo, argumentaban que retrasar la muerte solo conllevaría  prolongar la agonía y el sufrimiento.  
           
               Por eso mismo, recurrieron a la justicia. El juez Nicholas Francis, apoya a los médicos y sentencia que por el mejor interés de la vida de Charlie se le deben retirar los apoyos médicos

                Los padres, que están noche y día a su lado, responden: "Charlie "no está sufriendo" y se le debería dar una última oportunidad de vivir"."Nadie lo conoce mejor que nosotros, que pasamos mucho más tiempo con él que los expertos".  "No sentimos que esté sufriendo. Si estuviera dolorido, no estaríamos buscando prolongarle la vida".

                 Si el niño, antes o después va a morir, pero no sufre, ¿por qué adelantarle el final? ¿por qué no intentar -cuanto antes- el tratamiento que puede ayudar, según los especialistas?

               En esta lucha, de amor paterno y tribunales, pasan los días y los meses.  Los padres acudieron  al Tribunal de Derechos Humanos. Era junio. Los jueces de Estrasburgo apoyaron a los británicos  que a su vez se alinearon con el Hospital: ¡desconexión del soporte vital!

                 La desconexión estaba prevista para el 30 de  junio. Pero la intervención de líderes mundiales, la presión mediática y la recogida de firmas, hicieron que el juez británico - Nicholas Francis- reconsiderara su decisión. Llama a Inglaterra al médico de Estados Unidos Dr. Hirano.

                El día 24 de julio, el médico americano, Michio Hirato ha examinado a Charlie.

                 El 25 el juez Nicholas Francis del Tribunal Supremo, debía decidir. Ha ordenado el traslado de Charlie Gard, a un hospital pediátrico para enfermos terminales y que, a poco de llegar allí, se lleve a cabo la desconexión... que producirá su muerte. En contra de la "International Association for Hospice & Palliative Care, que se declara en contra de la eutanasia y el suicidio asistido".

                   Todo hace pensar que el desenlace está próximo y los padres  han asumido que han perdido la batalla legal, y la de la vida. Se han visto inducidos a cambiar de actitud y dejar de luchar: "Para Charlie es demasiado tarde, el daño se ha hecho".  

                   y 5) La vida Charlie: una lección. 

                    Según el abogado, los padres desean que la vida de su hijo y su propia lucha, sea una lección. Que "se aprendan lecciones", porque hay muchos interrogantes. ¿Por qué el hospital y los tribunales dejaron que su bebé "se deteriorase hasta el punto de no retorno?" Los últimos análisis médicos realizados para evaluar la salud del pequeño evidenciaban que el daño ocasionado es “irreversible”. "El tratamiento ya no puede tener éxito". ¿Por qué, desde septiembre  2016 a julio 2017, (11 meses) en el hospital no se podía ayudar a Charlie y sólo se podía desconectar?  ¿Por qué no dejaron que los padres lo intentaran fura del país?

                   Hoy "hay una simple razón por la que el tratamiento ya no puede realizarse: el tiempo". "Mucho tiempo ha sido desperdiciado. Estamos ahora en julio y a nuestro pobre niño se le ha dejado solo echado en un hospital por meses sin ningún tratamiento, mientras que se luchaban largas batallas judiciales". "No hemos tenido control sobre la vida de nuestro hijo ni hemos tenido control sobre su muerte", ha dicho la madre de Charlie. ¡Qué terrible!

                  ¿Por qué no se ha atendido el deseo de los padres y su autoridad para decidir, si "todo lo que queríamos hacer, en el intento de salvar su vida, es que fuese atendido por el líder mundial en la enfermedad mitocondrial?"

                   Si  en ningún momento han pretendido prolongar el sufrimiento de su hijo, ni se han opuesto a "dejar ir al pequeño", ¿por qué los médicos y jueces, en el mes de abril, ya pedían la desconexión?

                    La enfermedad del bebé y su lucha son conocidos en el mundo. Contra la intransigencia británica, -parecida a un secuestro hospitalario-, la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó el 18 de julio a favor de otorgarles la ciudadanía estadounidense a Charlie y sus padres, para que el bebé se pudiera someter al tratamiento experimental.

                   Pero, se ha agotado el tiempo. "Hemos decidido que ya no es el mejor interés para Charlie seguir buscando un tratamiento y dejaremos ir a nuestro hijo y que esté con los ángeles".

                    “Tendremos que vivir con los interrogantes... ¿qué hubiera pasado si...? que nos perseguirán el resto de nuestras vidas”.

                      "A pesar de la forma en la que se ha hablado de nuestro hijo a veces, como si no mereciera una oportunidad de vida, nuestro hijo es un total guerrero y no podríamos estar más orgullosos de él, y lo extrañaremos terriblemente".

                     Es una profunda lección de amor, de lucha, de esperanza, de fe y de grandeza humana. ¡Son un ejemplo de padres y un modelo de valentía y lucha! Son - sin pretenderlo- una acusación viviente contra el Sistema, la legalidad, la falta de respeto y la intolerancia. "A Charlie se le ha dejado para que su enfermedad se deteriore devastadoramente hasta el punto de no retorno".

                 Ni el último deseo.

                      Ni un poco de humanidad. El hospital pediátrico donde el niño está ingresado les ha negado su "último deseo". "Solo queremos algo de paz con nuestro hijo, sin hospital, sin abogados, sin tribunales, sin medios de comunicación, solo tiempo de calidad con Charlie lejos de todo, para poder decirle adiós de la manera más cariñosa posible". 

                      El diario El País afirma que les niegan ese deseo.
https://elpais.com/internacional/2017/07/28/actualidad/1501228328_983945.html

                 Si en algún lugar del mundo alguien, (padres, médicos o jueces) aprende la lección de la familia de Charlie, la vida del niño habrá tenido un propósito.  Aunque sea un misterio.

                    Su muerte, ha sido un despropósito del Estado que lo debía proteger. Ni el Estado puede decir cuándo debe morir un inocente, ni señalar dónde debe hacerlo, mientras exista la voluntad, el cariño y los brazos de sus padres.

                     Charlie, ¡has sido muy querido!  Vela, cuando llegues, por los niños enfermos, y los papás que nunca dejan de quererlos y luchar por ellos, como los tuyos. La vida, aunque corta, merece la pena.  Descansa en la paz y en la vida que no acaba.
 José Manuel Belmonte

PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ 28-08-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/07/charlie-gard-se-ha-tenido-que-ir-por-que.html
EL HERALDO DEL HENARES 28-07-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=35217


                Le han obligado.  Sus padres están destrozados. No es para menos. Escuchar el corazón de Chris y Connie, al despedirse públicamente de su hijo por el que han luchado desde el primer momento: "Sentimos mucho no haber podido salvarte".

               El mundo entero, atónito, dentro y fuera del Reino Unido, sigue con afecto y emoción el desenlace de este drama tan enrevesado: "esperando que no se desatienda su deseo de acompañar y cuidar a su hijo hasta el final", ha dicho el Papa. Ni eso han podido.

             "Ahora vamos a pasar nuestros últimos momentos con nuestro hijo Charlie, que por desgracia no tendrá su primer cumpleaños”. (El 4 de agosto debía cumplir un año).  Quieren Estar junto a su hijo mientras puedan, si pueden.

            Una realidad muy fuerte y muy cruel para los padres y para el bebé Charlie. Con dolor, pero con una entereza admirable, lo cuentan ante las cámaras.

 https://youtu.be/SIsVN-BxCyc

              Aunque parezca mentira, esta es ya la segunda vez que se encuentran, por culpa de los médicos y de los jueces, en la misma situación. La vez anterior que iban a desconectar a su hijo (30 de junio), no pudieron llevarlo a casa y acompañarle hasta el final. Han hecho todo lo humanamente posible por él.  Y ahora, se repite, eso mismo.

               Recordemos que a pesar de haberlo ingresado en septiembre pasado, la batalla legal en contra del deseo de los padres para intentar sacarlo del país y que un especialista pudiera aplicarle un tratamiento experimental, se demoró tanto, que ya ni eso es posible. Ponen fin a su batalla legal sobre el tratamiento. Lo dejan ir, pero que sea con cariño.

              Su mamá, Connie Yates dijo que esperaba que la vida de su hijo no fuera en vano. "Sólo queríamos darle una oportunidad". "Se desperdició un montón de tiempo". El hospital y los tribunales dejaron que su bebé "se deteriorase hasta el punto de no retorno".

              Así que el abogado de los padres, Grant Armstrong ha comunicado al juez Nicholas Francis que para el niño, "se acabó el tiempo". "Para Charlie es demasiado tarde, el daño se ha hecho. Se han producido daños musculares irreversibles y el tratamiento ya no puede tener éxito. Debido al retraso, la ventana de la oportunidad se ha perdido".

             Así que, añadió: "la peor pesadilla para los padres fue confirmada".

               Resumen de la batalla de los padres y fracaso medico-judicial.

             1) La enfermedad.

             Recodemos, que al bebé Charlie, al poco de nacer le detectaron una rara enfermedad: "síndrome de agotamiento mitocondrial". Afecta a la función de las mitocondrias, los orgánulos citoplásmicos encargados de sintetizar las moléculas que aportan la energía necesaria para la vida celular. Sin esta función pueden sobrevenir fallos musculares y respiratorios. 

            La enfermedad del niño, es rara, pero no es el único caso. El italiano  Emanuele, ya tiene 9 años; la española Mencía, tiene 8 años, y sobrevive gracias al tratamiento del Dr. Martí, que también se ofreció a ayudar a Charlie.

             2) Los médicos.

            Fue ingresado, al poco tiempo de nacer en el Great Ormond Street Hospital de Londres. Según los médicos de dicho centro el bebé tendría un daño cerebral irreversible, del que  no mejoraría. Por ello opinan debía retirársele la respiración asistida que lo mantiene con vida para que pueda "morir con dignidad".

            Sí había especialistas que aconsejaban otras opciones, como es el caso de los niños citados, ¿por qué la intransigencia del hospital?

            3) Los padres.

             Ante la postura de los médicos del Hospital trataron de informarse, sobre especialistas y remedios que pudieran existir para ayudar al niño y dónde.

             Efectivamente, existían niños con esa enfermedad o parecida. Había investigadores, y algunos tratamientos -algunos en fase experimental- que podían mejorar el aspecto cognitivo, respiratorio y muscular. Estaban en varios países. Dos de esos especialistas están en Barcelona.

                Para ellos, como padres, se abría una ventana de esperanza para ayudar a su hijo. Así que dieron a conocer a la medios de comunicación, sus pesquisas. Inmediatamente, surgió un movimiento de ayuda en favor de Charlie Gard. Llegaron a reunir más de un millón de dólares para poder llevar al niño a recibir ese tratamiento en EE.UU.

                 El especialista americano, reconoció que Charlie podía mejorar considerablemente con su tratamiento si lo llevaban, aunque tal vez no tuviera curación.

                  4) El hospital y los tribunales (¿el Estado?)

                   Nuestro Refranero  recoge lo que parece ser un buen deseo: "Pleitos tengas y los ganes", que en realidad esconde una maldición: perderás tiempo y mucho más.  El Refranero es sabio porque habla de experiencia.

             En una sociedad libre, los padres tienen el derecho a decidir sobre la educación, la crianza y la toma de decisiones médicas de sus hijos menores o discapacitados. ¡Siempre que no vayan en contra del bienestar de su hijo! Al Estado compete vigilar que eso se cumpla.

             Comentaron a los médicos la posibilidad de un tratamiento para su hijo en USA, donde el Jefe de la Unidad de Trastornos Neuromusculares y profesor de la Universidad de Columbia, el doctor Hirano cree  que puede intentarse un tratamiento con nucleósidos.

             ¡Ahí comenzó el principio del fin de Charlie! Acababa de iniciarse el año 2017.

              Los médicos del Hospital donde se encontraba el niño, tenían la opción de objetar, por no estar de acuerdo con la decisión de los padres o con el tratamiento, pero debían haber permitido la opción paterna. ¡No lo hicieron! Se auto erigieron en defensores del niño, contra los padres.  Según ellos, defendieron "el mejor interés de la vida de Charlie": "morir con dignidad".

               Ante la negativa paterna acudieron a la justicia para que les autorizase desconectar a Charlie. Como si supieran más que los investigadores sobre el posible tratamiento.  Basados en un escáner cerebral, se reafirman en que eso no lo curaría y simplemente debería recibir cuidados paliativos para dejar de sufrir y morir con dignidad”. En el mes de marzo, argumentaban que retrasar la muerte solo conllevaría  prolongar la agonía y el sufrimiento.  
           
               Por eso mismo, recurrieron a la justicia. El juez Nicholas Francis, apoya a los médicos y sentencia que por el mejor interés de la vida de Charlie se le deben retirar los apoyos médicos.

                Los padres, que están noche y día a su lado, responden: "Charlie "no está sufriendo" y se le debería dar una última oportunidad de vivir"."Nadie lo conoce mejor que nosotros, que pasamos mucho más tiempo con él que los expertos".  "No sentimos que esté sufriendo. Si estuviera dolorido, no estaríamos buscando prolongarle la vida".

                 Si el niño, antes o después va a morir, pero no sufre, ¿por qué adelantarle el final? ¿por qué no intentar -cuanto antes- el tratamiento que puede ayudar, según los especialistas?

               En esta lucha, de amor paterno y tribunales, pasan los días y los meses.  Los padres acudieron  al Tribunal de Derechos Humanos. Era junio. Los jueces de Estrasburgo apoyaron a los británicos  que a su vez se alinearon con el Hospital: ¡desconexión del soporte vital!

                 La desconexión estaba prevista para el 30 de  junio. Pero la intervención de líderes mundiales, la presión mediática y la recogida de firmas, hicieron que el juez británico - Nicholas Francis- reconsiderara su decisión. Llama a Inglaterra al médico de Estados Unidos Dr. Hirano.

                El día 24 de julio, el médico americano, Michio Hirato ha examinado a Charlie.

                 El 25 el juez Nicholas Francis del Tribunal Supremo, debía decidir. Ha ordenado el traslado de Charlie Gard, a un hospital pediátrico para enfermos terminales y que, a poco de llegar allí, se lleve a cabo la desconexión... que producirá su muerte. En contra de la "International Association for Hospice & Palliative Care, que se declara en contra de la eutanasia y el suicidio asistido".

                   Todo hace pensar que el desenlace está próximo y los padres  han asumido que han perdido la batalla legal, y la de la vida. Se han visto inducidos a cambiar de actitud y dejar de luchar: "Para Charlie es demasiado tarde, el daño se ha hecho". 


                   y 5) La vida Charlie: una lección.


                    Según el abogado, los padres desean que la vida de su hijo y su propia lucha, sea una lección. Que "se aprendan lecciones", porque hay muchos interrogantes. ¿Por qué el hospital y los tribunales dejaron que su bebé "se deteriorase hasta el punto de no retorno?" Los últimos análisis médicos realizados para evaluar la salud del pequeño evidenciaban que el daño ocasionado es “irreversible”. "El tratamiento ya no puede tener éxito". ¿Por qué, desde septiembre  2016 a julio 2017, (11 meses) en el hospital no se podía ayudar a Charlie y sólo se podía desconectar?  ¿Por qué no dejaron que los padres lo intentaran fura del país?

                   Hoy "hay una simple razón por la que el tratamiento ya no puede realizarse: el tiempo". "Mucho tiempo ha sido desperdiciado. Estamos ahora en julio y a nuestro pobre niño se le ha dejado solo echado en un hospital por meses sin ningún tratamiento, mientras que se luchaban largas batallas judiciales". "No hemos tenido control sobre la vida de nuestro hijo ni hemos tenido control sobre su muerte", ha dicho la madre de Charlie. ¡Qué terrible!

                  ¿Por qué no se ha atendido el deseo de los padres y su autoridad para decidir, si "todo lo que queríamos hacer, en el intento de salvar su vida, es que fuese atendido por el líder mundial en la enfermedad mitocondrial?"

                   Si  en ningún momento han pretendido prolongar el sufrimiento de su hijo, ni se han opuesto a "dejar ir al pequeño", ¿por qué los médicos y jueces, en el mes de abril, ya pedían la desconexión?

                    La enfermedad del bebé y su lucha son conocidos en el mundo. Contra la intransigencia británica, -parecida a un secuestro hospitalario-, la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó el 18 de julio a favor de otorgarles la ciudadanía estadounidense a Charlie y sus padres, para que el bebé se pudiera someter al tratamiento experimental.

                   Pero, se ha agotado el tiempo. "Hemos decidido que ya no es el mejor interés para Charlie seguir buscando un tratamiento y dejaremos ir a nuestro hijo y que esté con los ángeles".

                    “Tendremos que vivir con los interrogantes... ¿qué hubiera pasado si...? que nos perseguirán el resto de nuestras vidas”.

                      "A pesar de la forma en la que se ha hablado de nuestro hijo a veces, como si no mereciera una oportunidad de vida, nuestro hijo es un total guerrero y no podríamos estar más orgullosos de él, y lo extrañaremos terriblemente".

                     Es una profunda lección de amor, de lucha, de esperanza, de fe y de grandeza humana. ¡Son un ejemplo de padres y un modelo de valentía y lucha! Son - sin pretenderlo- una acusación viviente contra el Sistema, la legalidad, la falta de respeto y la intolerancia. "A Charlie se le ha dejado para que su enfermedad se deteriore devastadoramente hasta el punto de no retorno".

                 Ni el último deseo.


                      Ni un poco de humanidad. El hospital pediátrico donde el niño está ingresado les ha negado su "último deseo". "Solo queremos algo de paz con nuestro hijo, sin hospital, sin abogados, sin tribunales, sin medios de comunicación, solo tiempo de calidad con Charlie lejos de todo, para poder decirle adiós de la manera más cariñosa posible". 

                      El diario El País afirma que les niegan ese deseo.
https://elpais.com/internacional/2017/07/28/actualidad/1501228328_983945.html

                 Si en algún lugar del mundo alguien, (padres, médicos o jueces) aprende la lección de la familia de Charlie, la vida del niño habrá tenido un propósito.  Aunque sea un misterio.

                    Su muerte, ha sido un despropósito del Estado que lo debía proteger. Ni el Estado puede decir cuándo debe morir un inocente, ni señalar dónde debe hacerlo, mientras exista la voluntad, el cariño y los brazos de sus padres.

                     Charlie, ¡has sido muy querido!  Vela, cuando llegues, por los niños enfermos, y los papás que nunca dejan de quererlos y luchar por ellos, como los tuyos. La vida, aunque corta, merece la pena.  Descansa en la paz y en la vida que no acaba.

 José Manuel Belmonte

PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ 28-08-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/07/charlie-gard-se-ha-tenido-que-ir-por-que.html
EL HERALDO DEL HENARES 28-07-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=35217
CONTRASTES 29-07-2017

http://belmontejosemanuel.blogspot.com.es/2017/07/por-fin-un-inocente-libre.html
CIVICA 03-08-2017

http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/charlie-gard-se-ha-tenido-que-ir-%C2%BFpor-qu%C3%A9